Cookies

Noticias 

© FEI, Andrés Terraza | 28/05/2024 | Olladas sen Receos, la pobreza no se elige

Olladas sen receos, la pobreza no se elige

La Fundación Érguete-Integración pone en marcha una campaña contra la aporofobia y el sinhogarismo

28/05/2024

Con motivo de nuestro 25 aniversario, ponemos en marcha la campaña Olladas sen Receos, que sitúa el foco en las personas que viven bajo el umbral de la pobreza y en situación de calle en nuestras ciudades y villas.
 
A través de esta acción, desde la fundación buscamos no solo denunciar la vulnerabilidad y falta de recursos con las que deben lidiar las personas sin hogar, sino también realizar una llamada de atención a una sociedad que contempla con desconfianza y temor a quién sobrevive en las circunstancias más difíciles. Se trata de derribar prejuicios y estereotipos y comprender que, en la mayoría de las ocasiones, son circunstancias fortuitas las que llevan a estas personas a situarse en los márgenes de una sociedad que las penaliza doblemente, culpabilizándolas de la situación que atraviesan.
 
Como primera acción de esta campaña, la Fundación ha creado una exposición fotográfica itinerante con imágenes del artista afincado en Vigo, Andrés Terraza, que recalará en diferentes lugares a lo largo del año (consulta fechas y lugares para visitarla)
 
La muestra reúne siete instantáneas que muestran la realidad de las personas sin hogar y en situación de exclusión social severa. Siete miradas profundas, que nos ofrecen la posibilidad de acercarnos a las difíciles historias de supervivencia de aquellas personas que viven en la calle, en tierra de nadie. Sin ayudas sociales, acompañados de cerca por la enfermedad mental, buscando espacios medianamente iluminados que ofrezcan cierta seguridad, o procurando un imposible descanso sobre unos cartones que separen su cuerpo del frío suelo, estas son algunas de las situaciones a las que nos podemos asomar, sin recelos, a través de las imágenes.
 
A este evento se suma la emisión de un nuevo episodio del podcast “No te pases de lana raya” (disponible en Ivoox y Spotify), que en esta ocasión estará especialmente dedicado a ahondar en la visión que sobre esta problemática nos ofrece el autor de los retratos.
 
LOS DATOS
 
Según la última encuesta a personas sin hogar realizada por el INE (que no ofrece más que una aproximación a esta problemática, puesto que solo recoge las opiniones de aquellas personas que acuden a centros asistenciales), el número de personas en estas circunstancias en Galicia era, en el 2022, de casi 166 por cada 100.000 habitantes. Desde la Fundación Érguete-Integración, se atendieron en 2023 a 951 personas en exclusión social severa, de las que aproximadamente el 80% se encontraban en situación de calle. De hecho, entre las unidades que la entidad tiene repartidas en Vigo, Marín y A Coruña, unas 170 personas acuden a diario para atender algunas de sus necesidades básicas: ducharse, lavar la ropa, tomar un café, etc.
 
Respecto a las circunstancias que llevaron a las personas sin hogar a esta situación, la encuesta del INE señala como motivos principales que tuvieron que comenzar de cero al llegar de otro país (un 28,8%), perdieron su trabajo (el 26,6%) o fueron desahuciados de su vivienda (16,1%). Además, solo un 20 % de las personas encuestadas declararon haber vivido su infancia y/o adolescencia en un entorno familiar sin problemas o conflictos graves. Respeto a la formación, destaca que la media de abandono escolar se sitúa casi en los 17 años, habiendo alcanzado la mayoría el nivel de educación secundaria. Asimismo, un 11,3% tiene estudios superiores.
 
Como vemos, en la mayor parte de las ocasiones son circunstancias imprevistas e involuntarias las que llevan a estas personas a vivir en la calle, en condiciones que suponen una negación grave de un derecho básico. A esta situación de vulnerabilidad severa se añaden la falta de recursos sociales a los que acudir, mafias que agrupan a estas personas en infraviviendas, barreras culturales y/o idiomáticas, invisibilización social... En definitiva, problemáticas que alimentan el circuito de la pobreza, agravan la falta de motivación para salir adelante y cronifican el estado de exclusión social en el que se encuentran.
 
MENOS MUJERES, MÁS VULNERABLES
 
A pesar de que las mujeres son minoría en el circuito de calle (apenas suponen un 24% del total de personas atendidas desde los programas dedicados a atajar situaciones de exclusión social severa en la Fundación Érguete-Integración, una cifra muy similar a la que ofrece el INE en su encuesta), la vulnerabilidad de las que están en estas circunstancias es mayor.
 
Entre otras cuestiones, las mujeres sin hogar se encuentran más expuestas a sufrir violencia sexual y delitos de odio. Según el INE, el 24,2% de las mujeres con estas circunstancias de vida han sido víctimas de agresiones sexuales. Asimismo, los datos del Observatorio HATEnto muestran que el 60% de las mujeres en situación de sinhogarismo sufrió algún delito de odio a causa de la aporofobia, frente al 44,1% de los hombres. También un trabajo de la Universidad de Barcelona publicado en 2019 apunta a que el 70% sufrieron violencia de género y, según una investigación realizada por la asociación AIRES en el mismo año, un 60% de las mujeres señalan los episodios de violencia contra ellas como causa directa de su situación de sinhogarismo.
 
A los datos señalados, se añade el hecho de que las mujeres en situación de exclusión social severa tienen mayores dificultades para acceder a recursos sociales y se encuentran, en demasiadas ocasiones, en espacios masculinizados que les resultan hostiles.
 
LA POBREZA, UNA PROBLEMÁTICA QUE AFECTA A UNA ALTO PORCENTAJE DE POBLACIÓN
 
Según el último informe sobre el estado de la pobreza publicado por EAPN Galicia, en esta comunidad había unas 485.000 personas en pobreza en el 2022, mientras la tasa de pobreza severa se situaba en un 6,8%. Estas cifras apuntan hacia una clara vulnerabilidad de un gran porcentaje de población que, unida a circunstancias sobrevenidas, puede llevar fácilmente la que muchas personas se vean sin hogar.
 
Por eso, desde la Fundación Érguete-Integración queremos hacer una llamada de atención sobre las difíciles circunstancias que viven las personas en situación de calle, invitando a la sociedad a reflexionar y generar empatía con estas vivencias, más próximas de lo que habitualmente creemos. Además, consideramos imprescindible que se abandonen los discursos de odio que señalan y culpabilizan a las personas sin hogar, condenándolas doblemente y promoviendo la cronificación del estado de exclusión social a lo que se enfrentan.
 
Las situaciones de sinhogarismo y pobreza son una negación grave de derechos básicos como la seguridad o la dignidad. Atajar estas problemáticas supone tomar medidas en todos los ámbitos, siendo imprescindible que la sociedad se implique activamente y se acerque a este tipo de realidades a través de miradas sin recelos.
 

Archivada en:
Infórmate > Noticias