Infórmate > Noticias 

Noticias 

Lillian Gilbreth, derribando barreras y abriendo puertas
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

02/01/2019

1 de 1

Esta psicóloga e ingeniera, nacida en Estados Unidos en 1878, consiguió romper gracias a su incansable trabajo todas las barreras que habían impedido la incorporación de la mujer a determinados espacios y profesiones, como la de la ingeniería.

 

Lillian  Gilbreth destaca, sobre todo, por su brillante formación y carrera profesional. Fue una de las primeras mujeres ingenieras en conseguir doctorarse, y decidió especializarse en psicología organizacional e industrial. A esto hay que añadirle un master en Literatura, y un doctorado en Psicología, materia de la que llegó a convertirse en profesora universitaria.

 

Entre los numerosos logros de su prolífica vida profesional destaca el hecho de ser la primera mujer en ser admitida en la Academia Nacional de Ingeniería de Estados Unidos. También trabajó con Johnson & Johnson en estudios para productos de higiene que hoy utiliza todo el mundo.


Gilbreth quería llevar las teorías de Henry Taylor más allá, para lo cual combinó estudios científicos sobre la gestión del tiempo y el trabajo con la psicología de los trabajadores y lo aplicó a su hogar. Buscaba liberar a las mujeres de la gran carga que entonces les suponían los quehaceres domésticos para que pudieran tener una profesión fuera de casa.


Con este objetivo  Gilbreth trató de implementar en su hogar todo lo que utilizaba como ingeniera y psicóloga. Junto a su marido Frank  Gilbreth Sr. tuvo 12 hijos. Esta circunstancia, lejos de alejarla de sus metas laborales, hizo que buscara una solución. Así, juntos llegaron a conseguir cierta fama con la publicación de su libro Cheaper by the Dozen sobre todas las situación derivadas del día a día y de la gestión de una casa con tantas personas. Este escrito inspiró una obra de teatro, un musical e incluso una película del mismo nombre.

 

Ingeniera, psicóloga, inventora...


Lillian Gilbreth nunca quiso limitarse una etiqueta. Es por eso que trabajó porque su trabajo trascendiera un único ámbito y ayudase a la vida general de las personas.


Además de todo lo ya expuesto, Lillian también se convirtió en una destacada asesora de varios presidentes de su país como  Hoover,  Roosevelt, Eisenhower o Kennedy.


Fue incluso una reconocida inventora. Destaca el escritorio  ergonómico que ideó para  IBM (y que fue premiado en una feria mundial) y durante la Gran Depresión que sufrió Estados Unidos inventó varios objetos que ayudarían a la política de empleo como el pedal del cubo de basura o las baldas que añadió al frigorífico.


Hoy se cumplen 47 años de su fallecimiento, pero su nombre será recordado por las generaciones que vinieron después de ella como un referente para todas las mujeres. Una persona que luchó por su derecho a ejercer una profesión al margen de su vida familiar, y que demostró su valía con independencia de los prejuicios sobre las mujeres y su capacidad para ciertas tareas.

Archivada en:

Infórmate > Noticias
Qué hacemos > Programas | Proyectos | Servicios Actuales > IGUALDAD > Mujeres con historia

MATERIALES RELACIONADOS
Noticias
Boletín

Mantente informado/a

Recibe nuestro boletín

Más info  

  • SEDE PRINCIPALVIGO

    Avda. Martinez Garrido 21, interior
    36205 Vigo (Pontevedra)
     

    986 253 176

  • CALOR-CAFÉ A CORUÑA

    Barrio de las Flores
    C/ Azahar bloque 48, portal 10-bajo
    15008 A Coruña

    881 896 801

  • El desarrollo de esta WEB ha sido posible gracias al mecenazgo de la Fundación Barrié y la RSC de Edisa Logo FBarrie Logo EDISA